Consideraciones agroeconómicas

Consideraciones agroeconómicas

El glifosato no sólo es una herramienta segura cuando se utiliza de acuerdo con las instrucciones de la etiqueta, y eficaz para gestionar las malas hierbas en las tierras agrícolas y en los entornos no agrícolas, sino que también es una herramienta que contribuye a la eficiencia de muchos agricultores europeos.

Gracias a sus propiedades y a los métodos de aplicación recomendados, el glifosato reduce los costes asociados al uso de fertilizantes, la utilización de maquinaria que consume combustible y mano de obra, al tiempo que mantiene la productividad del rendimiento.

Viéndolo desde otro punto de vista, dejar de aplicar el glifosato tendría la consecuencia no deseada, pero previsible, de aumentar los costes de la agricultura al tiempo que se reduce la productividad de los cultivos, tal y como prevén numerosos estudios.

La vuelta a la agricultura de laboreo tradicional no es una opción válida

La aplicación de glifosato permite realizar prácticas agrícolas sin laboreo y un uso mínimo de insumos químicos para el control a largo plazo de las malas hierbas invasoras. Las innovaciones de esta última época en la agricultura de precisión y la agricultura digital de rápido crecimiento tienen un gran potencial para ayudar a los agricultores a utilizar el glifosato de forma aún más concreta y eficaz, reduciendo así también los volúmenes de herbicida utilizados.

Lee mas La vuelta a la agricultura de laboreo tradicional no es una opción válida